Alberto Lacasa

Reflexiones sobre televisión y cine

guion y cine

¿El final del realismo tímido?

Fernando-Leon-de-Aranoa-a-punto-de-rodar-Amador_noticia_main

Cahiers du cinema es siempre una fuente de reflexión muy interesante. Este último número lo han dedicado al estado del cine en España y un artículo, con más preguntas que respuestas, de Àngel Quintana, profesor titular de Historia y Teoría del Cine de la Universitat de Girona, me ha ayudado a comprender el por qué de las cosas de nuestro cine.

Àngel constata que los años 90, triunfó un cierto cine de autor postmoderno en el que lo importante era la mirada personal. Pero era una mirada aséptica no necesariamente ligada a la realidad que nos rodea. Entre ellos destaca autores como Juanma Bajo Ulloa (Airbag, La madre muerta), Julio Medem (Vacas, Los amantes del círculo polar) o Álex de la Iglesia (Acción mutante, El día de la Bestia).

Con la llegada del nuevo milenio, empezó a triunfar una serie de autores que hacían producciones medianas que se contextualizaban en un cierto entorno. Se trata de un cine realista con una cierta conciencia social y partiendo de unas premisas más bien próximas a la izquierda.

Paradójicamente, estos autores no hacen un cine político en sentido estricto. En la mayoría de estos films, el posicionamiento político es muy débil, “tímido”. No hay una voluntad de lanzar un discurso en el que se presente unas posiciones como negativas y otras como razonables. Más bien son un retrato social de ciertos ambientes sociales.

Los máximos exponentes de este movimiento son Fernando León de Aranoa (Barrio, Familia, Los lunes al sol, Princesas…), Icíar Bollaín (Flores de otro mundo, Te doy mis ojos…), Achero Mañas (El bola, Noviembre…) o Gracia Querejeta (Héctor, 7 mesas de billar francés…). Aunque León de Aranoa quizás sí tiene una lectura algo más política, personalmente sólo recuerdo un film especialmente posicionado; ¡Hay motivos!, donde bastantes realizadores pedían el voto por la izquierda.

Este tipo de cine es lo que Àngel llama realismo tímido, básicamente producido en Madrid. Aunque no consiguieron acabar con el típico y constante visión de que el cine español está en crisis, estas películas consiguieron atraer al público a las salas ofreciendo producciones de una cierta calidad. El problema es que jamás consiguieron cruzar las fronteras. Ningún país parecía estar interesado en nuestras producciones, si descontamos a Almodovar, Amenabar y, en otro ámbito, Coixet.

Pero en el 2006 se produjeron dos films también de autor esta vez con clara vocación internacional y de alto presupuesto; Alatriste, de Agustín Díaz Yanes, y El laberinto del Fauno, de Guillermo del Toro, claros predecesores en la épica de la actual Ágora, de Amenabar. Es como si el cine patrio decidiera lanzarse a cruzar las fronteras (cosa que Alatriste apenas consiguió) y que, como actitud de mercado, me parece muy acertada.

En paralelo, un cierto cine de vanguardia y muy bajo presupuesto, ha crecido a una gran velocidad, que hace un gran uso del género documental y con base en Barcelona. Cuenta entre sus máximos exponentes autores como Jordà (De nens, 20 años no es nada), Guerín (la ciudad de Silvia), Lacuesta (Los condenados), Recha (Dies d’Agost, Petit indi), Portabella (El silencio antes de Bach), Rosales (La soledad, Tiro en la cabeza) o Albert Serra (El cant dels Ocells).

Curiosamente, este cine minoritario está consiguiendo cruzar las fronteras y triunfar en los festivales internacionales y Àngel Quintana se pregunta si esto implica un cambio de ciclo creativo. Así podría estar abriéndose una brecha que la nueva ley del cine podría acabar por fomentar, entre grandes y pequeñas producciones en las que no parecen tener cabida las producciones típicas del último decenio ¿Estaremos ante el final del realismo tímido? ¿Se abre un nuevo camino a producciones de bajo coste pero más atractivos para mercados (también minoritarios) internacionales? ¿Cuál será el rumbo que tomará nuestro cine?

El artículo (de hecho, toda el número de Octubre) analiza estos posibles cambios, las estructuras productivas, las inversiones de las televisiones y los nuevos modelos creativos. Yo no tengo claro que esté acabando este tipo de cine. De hecho, películas producidas en Barcelona en ese entorno no tan documental, ha hecho dos films como Lo mejor de mi (Roser Aguilar) o Tres dies amb la família (Mar Coll) que podrían tener puentes con el realismo tímido.

En todo caso, es eviente el crecimiento espectacular que ha tenido el documental y parece una evidencia que todo ello acabará por influenciar con fuerza el resto de la producción. Es bueno que nuestro cine triunfe fuera de nuestro país aunque sea en ámbitos minoritarios, y acabará por darnos réditos desde diversos puntos de vista (no sólo económicos). Quizás estemos encontrando nuestro camino.

3 Comments ¿El final del realismo tímido?

  1. mato

    Había leído el artículo de Cahiers, muy interesante por cierto.
    Me encanta el nuevo riesgo, aunque el Gobierno no lo auspicie.
    De todas formas, por muy tímidas que sean, sigo considerando mejor cualquier peli de León de Aranoa o Bollaín que todas las de la nueva hornada.
    Y la diferencia viene del trabajo en el guión. En la peli de Roser Aguilar, de Pedro Aguilera o en las de Jaime Rosales, el guión puede ser un vertedero, un sitio donde todo cabe. En las de Bollaín o en las de Fernando León de Aranoa, la peli es algo concreto, que cuenta un tema y sólo un tema, bajo el dominio de todos los rigores de la ficción, de la narración.
    A cambio, tiene menores riesgos en lo estético, en la dirección. Porque en esencia tienen mucho más que contar. Y mejor no llamar la atención sobre la forma cuando el fondo lo dice todo.

    http://matomovies.blogspot.com/

    Reply
  2. Alberto Lacasa

    Hola Mato,

    Yo personalmente creo que hay momentos para todo. No sé si he entendido bien lo que dices, pero interpreto que, para ti, “tímido” es un adjetivo negativo. No estoy muy seguro que esa sea la intención de Àngel. Más bien se trata de no mojarse en favor de ninguna postura política de forma categórica. Eso no tiene por qué ser malo.
    Y hablando de qué me “gusta” más, creo que, precisamente porque en el cine más formal no hay reglas, es mucho más difícil de escribir (y de ver). Por eso, aunque León de Aranoa o, sobre todo, Bollaín, me han hecho pasar muy buenos ratos, “la soledad” de Rosales me apasiona. Y me parece que sobresale con mucho.
    Y me es muy difícil de articular, pero no estoy del todo de acuerdo en que tienen mucho más que contar los del realismo tímido. Digamos que cuentan cosas diferentes; uno habla más desde lo que pasa y otro más desde la estructura. La relación es más emocional.

    Reply
  3. Ángel

    Buen artículo. No estoy de acuerdo en las cosas que apunta Mato, no me gusta la definición de “estercolero” para referirse al trabajo de guión o de libreto o de boceto de guión de estas otras películas, y además no creo que todo valga en ellas, creo que tienen un riguroso trabajo, pero va por otros derroteros, es otra forma para llegar al mismo fondo, o un fondo con otros matices y lecturas, a veces para ofrecer más y a veces logrando menos. Es cierto lo que dices que la descripción “realismo tímido” no tiene porqué entenderse como negativa, es como el conocido “pensamiento débil” de Gianni Vattimo.
    Creo que es un momento muy interesante para cierto tipo de cine, y no debemos salirnos de esa tendencia y mirar para otro lado, como solemos hacer casi siempre en este país.
    Saludos

    Reply

Leave A Comment