Alberto Lacasa

Audiovisual, política y más allá

Posts tagged tele 5

Empresa y vídeo online / televisión

Las televisiones en un portal único

Gracias a un twitt de Sergio Gazeau, CEO de Lingus, he leído esta noticia en Expansión. Según parece, las cadenas de televisión (el artículo no lo especifica, pero entiendo que son, al menos, TVE, Antena 3, Tele 5, la Sexta y Cuatro) estudian la posibilidad de volcar todos sus contenidos en un solo portal.

Por lo que cuenta la noticia, Albertis Telecom, ha creado un portal inspirado en el modelo hulu. Esta web americana aglutina los contenidos de las mayores cadenas de su país, excepto la CBS y goza de gran éxito.

Como en casi todo, hemos tenido que esperar a que allí funcionara algo para aplicarlo en nuestro país. De todas formas, ya me está bien que las cosas empiecen a cambiar en nuestro país.

Creo que el twitt de Sergio era muy acertado «El círculo empieza a cerrarse» porque esto provocará que mucha gente descubra el potencial de poder ver lo que quieras cuando quieras en el sitio que quieras. Y, por ende, el resto de portales orientados a contenidos audiovisuales nos veremos beneficiados. Estoy seguro.

Destacaría el elemento de que las cadenas parecen haberse dado cuenta de que son capaces de generar más audiencia todas juntas que cada una por separado. Curiosa demostración de que no siempre 1+1 es igual a 2. El hecho cierto es que la cocompetencia es un camino que abre muchas posibilidades, por lo menos, en nuestro sector.

Creo que es una buena noticia para todos que sabremos aprovechar tanto los productores de toda la vida como los de nueva generación.

televisión

El valor de la miseria

el juego de tu vida

Soy muy consciente que las miserias y bajezas de la gente tienen un valor altísimo en televisión. Programas basados en ello los hay a patadas. Ejemplos como Gente o Diario de Patricia (que ya no se llama así pero parecido) son sólo algunos de los que basan sus contenidos en dramas personales.

Sé que los medios privados, teóricamente, tienen derecho a emitir un poco lo que quieren si cumplen algunas pocas premisas, como el horario infaltil protegido que, por cierto, no cumplen. Pero ojo, no olvidemos que son concesiones públicas. El espacio radioeléctrico es limitado y sí que tienen una serie de obligaciones de servicio público.

Aún así, me considero tolerante con lo que los medios deciden hacer. Pero reconozco que algunas veces me da una grima increíble ver según qué programas.

No recuerdo qué día de esta semana por la noche, casi sin querer, acabé viendo en uno de los canales secundarios de telecinco, el juego de tu vida. Ni siquiera sé, ni me importa mucho, si el programa lo siguen produciendo o no. Pero me llevó a un par de reflexiones.

El programa consiste en que a un concursante, que previamente ha pasado por una máquina de la verdad, se le hace un cuestionario y, si dice la verdad, puede llegar a ganar 100 mil euros.

A pesar de que detesto estos programas, despertó en mi una curiosidad increíble. Reconozco que me quedé clavado en el sofá. ¿Qué hacía yo viendo un programa que critico sin piedad? Está claro que despierta unos resortes en nuestra emotividad que son difíciles de controlar.

Pero lo que más me interesa es, ¿qué mueve a alguien a contar sus miserias por una cantidad así de dinero? Una mujer, para ganar 10 mil euros ya había confesado que engañaba a su marido, se había prostituído y ofrecía servicios a sus clientas de un centro de estética para los que no tenía licencia.

¿De verdad que 10 mil euros valen todo eso? ¿Qué se puede hacer con ese dinero? ¿Un gran viaje? ¿O dos? ¿Pagar algunos atrasos en una hipoteca valen la pérdida de credibilidad total en tu negocio?

Cuando luchaba por los 40 mil euros, le hicieron una pregunta en la que mintió y, por tanto, ni siquiera se llevó ese dinero.

Parece que valoramos el dinero por encima de su valor real y eso acaba por traducirse en gente que se deja vejar por un puñado de euros. Es el negocio de las desgracias del prójimo. Y, por cierto, es adictivo.

televisión

Mainat y Cruz dejan Endemol

Gracias al blog de Araque, aterricé en la noticia publicada por el país digital donde se anuncia que Toni Cruz y Josep Maria Mainat han dimitido de sus cargos en Endemol. La noticia es más importante de lo que parece, porque esta pareja, sumada a Miquel Àngel Pascual, han parido algunos de los programas más creativos de la televisión.

Haciendo un poco de memoria, empezaron a finales de los 60 en Canet de Mar con ganas de hacer un grupo pop, según explicó Toni en un documental que pasaron en TV3. Pronto, se convirtieron en uno de los grupos que más vendían en Catalunya y algunas de sus canciones y discos se convirtieron en memorables. Combinaban canciones de puro cachondeo, como «la patata«, con otras de carácter satírico como «el primer cop» (en castellano «mi primera vez», sobre la pérdida de virginidad democrática de las primeras elecciones) o «com el far west no hi ha res«.

En alguna ocasión tuvieron problemas con la censura, como cuando en uno de sus discos incluyeron «el general Pum-pum», que es una canción catalana infantil de toda la vida, pero las autoridades franquistas pensaron que se referían al «fresco general proviniente del noroeste» que «reinaba en España» en aquella época (según definición de la genial «la codorniz» ;-)).

Llegada la democracia, su tono se volvió más superficial y consiguieron grandes éxitos en la televisión como «no pasa res» o el «tariro tariro» para en 1987 abandonar su actividad como músicos y cómicos. Entonces fundaron «Gestmusic», que asociada a Endemol, se ha convertido en una de las más grandes, si no la más grande, productora en España. Entre sus éxitos cuenta OT, Fama, Crónicas Marcianas, Gran Hermano o, actualmente, ¡Mira quién baila! No está mal, ¿no?

Después de un susto de salud, Miquel Àngel dejó la productora, pero Mainat y Cruz continuaron hasta ahora. Por lo que publica el país, el abandono se produce después de desaveniencias con la dirección de Tele 5, que es la propietaria de Mediaset y que, a su vez, controla Endemol. No sé si tiene que ver, pero ultimamente Gestmusic ha reducido muchísimo el número de programas en cartera. Han llegado a producir una quincena de programas y ahora sólo hacen 2 relevantes (¡MQB! y OT), además de 2 de llamadas de estos que tanto han proliferado en las madrugadas.

No sé si esto supone su retirada definitiva, pero desde luego sería una gran pérdida. Nadie es imprescindible, de eso no hay duda, pero es una pena que esto se produzca por desaveniencias. Espero que, de una manera o de otra, sigan provocándonos con sus creaciones.

El varón del bidet en castellano;

El varó del bidet en català;

ACTUALIZACIÓN: Escuchando RAC1 esta tarde, por ahora los exmiembros de la Trinca aún no tienen aceptada la dimisión. Y, por lo visto, el conflicto ha venido por el nuevo programa que están preparando con Sardà. No han dado más detalles.