Alberto Lacasa

Audiovisual, política y más allá

Política

Falacias sobre la independencia: Eliminar el español

En algunos foros se dice que los independentistas queremos acabar con el español en Catalunya. De forma tácita, afirman que, en caso de independencia, el castellano no sobreviviría a la presión del futuro gobierno de la república catalana.

Sólo hace falta un poco de sentido común para entender que una lengua con 10 millones de hablantes no puede desplazar, ni que lo quiera, una lengua que hablan más de 400 millones. La lengua castellana es una lengua de prestigio con un poder inmenso, con una capacidad de edición de libros, publicación de revistas y periódicos, de producción de contenidos audiovisuales de todo orden contra el que sería estúpido luchar.

Además, ¿de verdad lo queremos? Mi primer apellido es aragonés. Tengo familia en Valencia y Andalucía. Tengo amigos en Madrid, en Castellón, en Galicia, en Euskadi. He estado en todas las comunidades autónomas y me faltan sólo unas pocas capitales de provincia.

Crecí leyendo libros en castellano. De todo el mundo y literatura española también. Con buena parte de la familia hablo castellano. Me he enamorado y me he emocionado leyendo y viendo películas dobladas u originales en castellano.

En el colegio me hicieron sentir como propios a Becker, Machado, Unamuno, Velázquez, Picasso, Goya… Crecí viendo La bola de cristal, he cantado miles de veces a Los Rodríguez, Celtas Cortos, Héroes del Silencio…

¿De verdad alguien cree que voy a renunciar a todo eso? ¿De verdad alguien puede creer que, si algún día tengo hijos, no voy a darles la oportunidad de aprender el castellano? Es donde están mis orígenes y una lengua que forma parte de mi presente.

El español tendrá un espacio importante en el nuevo país. No tengo ninguna duda.

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.

Política

Falacias sobre el independentismo: Las políticas de Mas

Algunos medios y partidos políticos insisten en que votar a Junts Pel Sí es votar a favor de las políticas de Mas. Es decir, una forma de aprobar las políticas de austeridad. Han llegado al extremo de creerse sus propias falacias, y afirman que votar a la CUP también lo es. ¡Sublime!

A lo que juegan estos partidos y prensa es a insinuar que votar a la lista de Junts Pel Sí es igual a estar de acuerdo con las políticas de Mas. Eso es falso.

Una de las virtudes de Junts Pel Sí es que ha conseguido unir muchas sensibilidades distintas. Desde luego, está la sensibilidad de los Convergents. No podemos olvidar el esfuerzo que han hecho para que podamos votar. Al final, Mas ha puesto la cara y hoy tiene una querella encima. No es el único. Sin CDC, no estaríamos donde estamos.

Discrepo de la opinión generalizada que Convergència ha recortado por gusto. En todo caso, entiendo que es discutible. Y esta es la gracia. Que votar a Junts Pel Sí no significa ser votante de CDC. Raül Romeva, el cabeza de lista, es un ecosocialista contrario a los recortes. La segunda en la lista es Carme Forcadell. Fue la presidenta de la ANC. Estuvo afiliada en ERC. La tercera persona de la lista es la Muriel Casals. Tampoco milita. Cuando lo hizo, fue en el PSUC, que acabó dentro de ICV. Es decir, ninguno de los que están por delante de Mas son votantes naturales de Convergència.

Los cabeza de lista de las diferentes provincias tampoco son históricos de CDC. En Tarragona el primero es Germà Bel, que militó en el PSC. Y en Girona el cabeza de lista es Lluis Llach, próximo a la CUP. En Lleida la lidera Josep Maria Forné, que ha sido presidente de la Federació Catalana dels Bancs d’Aliments.

Por detrás de Mas y Junqueras, la lista sigue con una amalgama de personas de las más distintas tendencias políticas. Pensar que Llach o el Pare Manel trabajan para que después Mas pueda usar la tijera es una estupidez. Nadie lo ha explicado mejor que Eduard Voltas que, en un sensacional artículo, ridiculiza esta tesis.

Lo que demuestra sus intenciones es que hagan extensiva la crítica a la CUP. En su afán por tratar de manchar todo lo que suene a independencia, demuestran que no les preocupa que Mas pueda gobernar sino que la suma de diputados a favor de la independencia llegue a la mayoría absoluta.

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.

Política

Falacias sobre el independentismo: Un mundo feliz

La principal falacia de los medios españoles es que los catalanes nos creemos que Catalunya será una arcadia feliz. Un lugar donde los problemas no existirán. Donde todos seremos ricos y buenas personas. Donde las sonrisas se servirán a diario a cualquiera que pida una.

Lo que sucede es que eso sólo lo dicen ellos porque saben que tienen fuerza para imponer su discurso. Porque saben que, si ellos dicen que los políticos catalanes venden una utopía, muchos lo creeran.

Estoy seguro que Catalunya no será un lugar de cuento de hadas. Vamos a tener los problemas que tiene cualquier estado. Seguirá la lucha para que la gente más desfavorecida tenga más oportunidades. El paro juvenil no desaparecerá por arte de magia. Ni el fracaso escolar. Y el día uno de la independencia, las plantas de hospital que hemos cerrado seguirán con las luces apagadas.

Costará fijar las prioridades. A los partidos les costará ponerse de acuerdo sobre qué debe hacerse. Nos equivocaremos en algunas decisiones colectivas. En otros casos las acertaremos pero no serán ninguna solución mágica para nada.

No quiero la independencia porque crea que va a acabar con todos mis problemas. La defiendo porque creo que me acerca al poder. Porque quiero tomar mis decisiones como pueblo. Me cansa que atacar a Catalunya o afirmar que no nos harán concesiones, estimule el voto a favor de quien lo hace.

Hasta ahora siento que las decisiones se toman muy lejos de aquí y con criterios territoriales muy alejados de los míos. No quiero tener que discutir por cosas obvias como el corredor del mediterráneo o las inversiones en la red de Rodalies.

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.

Política

Motivos para el Sí el 27S: España no cumple

En el relato que construyen los medios españoles, los catalanes nos hemos vuelto locos. Como les gusta utilizar, nos hemos olvidado del seny y nos domina la rauxa. Si pueden decirse así en medio de frases en castellano para folclorizar el catalán, mejor que mejor.

Mas nos la lavado el cerebro. O comido, como prefieras. No damos cuenta cuenta de que este hombre, lo único que quiere es su parcela de poder. Y, sobre todo, poder hacer recortes, recortes y más recortes. Y robar, claro. No olvidemos eso.

La realidad es muy diferente. La realidad es que las instituciones españolas nos han engañado en cada negociación. Podemos hacer un repaso en cada estadio.

En los años 70, los catalanes pecamos de ingenuos. Llegamos entre todos a un acuerdo que hoy llamamos constitución. Los catalanes reclamamos que se reconociera nuestra singularidad en la constitución. Aceptamos una insinuación en el texto constituyente muy vago que hablaba de las “regionalidades y nacionalidades” que componen el estado, sin especificar cuáles.

El acuerdo constitucional nos pareció bien como un acuerdo de mínimos. Pero era de máximos. Contábamos que eso abriría la puerta a que, un día, el reconocimiento nacional fuera pleno. Cuando desarrollamos el texto del estatuto del 2009, nos dejaron claro que nacionalidad y nación son cosas distintas (sic). Al no especificarse en el texto constitucional qué comunidades eran regiones y cuáles naciones, quedó en papel mojado.

También renunciamos a concierto, lo que hoy llamamos pacto fiscal. El concierto sería inecesario si el uso de los recursos que hace el estado fuera leal con Catalunya. Nos equivocábamos. La desinversión en Catalunya ha sido constante desde que llegó la democracia. Alrededor de un 8% del PIB.

Se dice que fue Convergència o Pujol quienes renunciaron. Como explica el historiador Jaume Sobrequés, eso es falso. Él, que asistió como parte del PSC, admite que fue ese partido y no el nacionalista el que se opuso.

A cada nueva negociación de la financiación de la Generalitat con el estado, se mejoraban los ingresos de la Generalitat para luego recortar en la misma cuantía el gasto que hacía la administración central. Incluso llegó a transferirse una parte muy importante del IRPF para, pocos meses después, bajar el impuesto. Eso limitaba de nuevo la recaudación de la Generalitat.
En el 2003, con Maragall se quiso redactar un nuevo Estatut bajo el amparo que Zapatero apoyaría el texto. El objetivo inicial era conseguir el reconocimiento nacional de Catalunya. El día siguiente de aprobarse el texto en Catalunya con el voto favorable del PSC, el propio PSC presentaba una montaña de enmiendas para modificarla.

En 2006, Mas llegó a un acuerdo con Zapatero. Se comprometió con un texto recortado. Alfonso Guerra afirmó que el Congreso le había pasado el cepillo. Los catalanes lo votamos y entonces, el PP lo recurrió al TC. Cuatro años después, el tribunal recortó de nuevo el texto.

Las instituciones españolas se comprometen para después no cumplir. Cualquier nuevo pacto que ofrezcan a los catalanes debería llevar unas garantías que fueran mucho más allá de su palabra. E, incluso, de las leyes. Porque hasta éstas ignoran si van en contra de sus intereses.

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.

Política

Motivos para votar Sí el 27S: Por dignidad

Este país ha hecho cosas increíbles en muy poco tiempo. Después de la aprobación del estatut, era previsible que el Tribunal Constitucional ignorara lo que el pueblo catalán había dedicidio en referéndum. También lo que había dicho el pueblo español a través del Parlamento.

Aún así, el pueblo catalán espero con paciencia la respuesta del alto tribunal. Cuando este dictó sentencia, el pueblo salió a la calle pero mantuvo la serenidad. La manifestación del 10J fue, sencillamente, espectacular.

Las manifestaciones posteriores del 11 de septiembre en 2012, 2013 y 2014 han sido increibles. Las mobilizaciones más grandes que se han dado nunca en Europa. A pesar de eso, ni un solo incidente. Ni uno solo.

Mientras el pueblo catalán ha asumido con paciencia el devenir de los hechos, los medios y los políticos españoles nos han llamado de todo. Las referencias al nazismo, al totalitarismo y a la violencia han sido constantes. A diario.

Después empezaron a llegar los ataques desde el establishment catalán contrario a la independencia. En El Periódico es habitual que opinadores como Joaquim Coll nos digan auténticas barbaridades. En La Vanguardia le hacen el juego constante a Unió y las editoriales se han endurecido en contra.

Pero una cosa es no haber respondido con insultos y otra muy distinta es que no tengamos algo de orgullo. Los ataques a nuestra dignidad han sido constantes. No es nada agradable que te digan a diario que defiendes una causa antidemocrática.

Por eso, los ataques a nuestra dignidad son también una causa más para votar que sí este 27 de septiembre.

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.

Política

Motivos para el Sí el 27S: Proteger el catalán

Tengo que reconocerlo. Estoy cansado del debate sobre el catalán. Es como estar metido en la ruedecita del hamster sin parar de dar vueltas y vueltas a lo mismo. Todo esto debería ser mucho más sencillo…

Vaya por delante que soy castellano parlante. La lengua en la que suelo pensar es el castellano. Me he criado en lengua castellana y he crecido leyendo la mayor parte de libros y visto la mayor parte de las películas en la lengua que tenemos en común con todo el estado.

Eso no me hace estar al lado de los que ven el catalán como un estorbo. Como una molestia que hacemos estudiar a los hijos de los que desprecian nuestra lengua. Como una dificultad si quieren aprobar unas oposiciones. Como una incomodidad si, en un grupo, unos hablan una lengua y otros, otra.

Me parece inaceptable que si un catalano parlante ha de defenderse ante un tribunal, pueda verse obligado a defenderse en una lengua que no es la suya. Si a un personaje conocido como Laporta le pasó esto, qué no le pasará a otros catalanes con mucha menos influencia…

Debemos hacernos dos preguntas:

¿Quién está en el centro de nuestro intereses; el funcionario o el ciudadano? Si el que está en el centro es el ciudadano, éste debería poder dirigirse al funcionario en la lengua que quiera; castellano o catalán. Y éste segundo debería ser capaz, por lo menos, de entenderlo y actuar en consecuencia. Por lo tanto, es fundamental que los funcionarios entiendan y dominen el catalán.

¿Queremos o no que el catalán sea una lengua viva? Si tratamos igual a dos lenguas y una es hablada por 10 millones de personas y la otra por 400 millones, es evidente que perjudicamos a la pequeña.

Igual que tratar a todos los ciudadanos igual es injusto porque unos tienen condiciones peores que otros, tratar de forma idéntica a dos lenguas tan distintas no es igualitario.

El catalán necesita un apoyo especial y la administración central, sea la que sea, debe prestársela. En España, no sólo no ayuda, sino que muchas veces pone palos a las ruedas. Estos últimos 4 años con Wert han sido terribles. ¿Qué alternativa nos queda a los catalanes que creemos en el valor de la diversidad? Sólo la independencia.

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.

Política

Motivos para el Sí el 27S: la educación

Uno de los aspectos que más preocupa a la gente es la educación. En España, el paro juvenil está en el 50%, lo que hace evidente que la formación en España no funciona bien.

Desde 1990, se han hecho 4 reformas educativas. Empezó el PSOE de Felipe González con la LOGSE. El PP de Aznar la reformó y aprobó la LOCE. Cuando Zapatero llegó al gobierno, promulgó la LOE. Y ahora que el PP lo lidera Rajoy, han impulsado la LOMCE. Una cada nueva ley cada nuevo gobierno, lo que hace imposible la aplicación de ninguna de ellas. No da tiempo ni a implantarlas.

Lo más terrible de todo es que el debate en torno a las leyes ha sido siempre sobre 2 aspectos que no deberían comportar conversaciones de más de 5 minutos.

El primer debate; religión o ética. Pasamos meses con debates como si debemos explicar que los gays son personas normales o unos pobres enfermos. Así estamos todavía… ¿Tenemos que dar educación sexual a los niños o esperar a que lo descubran en la cola para tomar la pastilla del día después?

Que el debate lo centre si hay que tratar a los gays como enfermos o no es ridículo u obviarán el asunto, como ha hecho Wert. La respuesta a estas preguntas es tan obvia, que no merece ni un debate de 5 minutos. Patético.

El segundo debate que abre cada vez las reformas educativas, nos afecta del todo. Es inevitable que los políticos españoles discutan si el estado central debe forzar o no a que se dediquen más horas al castellano en Catalunya. Tanto da que las demandas de los padres no pasen de unas decenas en medio de una enorme presión mediática y jurídica. Tanto da que la libertad que los padres tienen para escoger las horas que dedican sus hijos al resto de asignaturas sea nula. Tanto da que el nivel de castellano demostrado por los niños en Catalunya sea, según el ministerio, tan alto como el del resto de niños españoles.

Otro debate que se debería resolver en menos que lo que tardas en tomar el café matutino. Los niños aprenden castellano y la inmersión permite que el conocimiento del catalán sea bueno incluso allí donde no hay demasiado uso social.

España está atrapada en estos dos debates. Una Catalunya independendiente no pondría en cuestión la lengua. Tampoco nos pasaríamos el día con discusiones sobre si hay que tratar a los gais como apestados. Esas ideas, que representa el PP y Unió son en Catalunya muy minoritarias. Lo veremos en las elecciones.

Una Catalunya independiente tendría la oportunidad de debatir sobre lo de verdad importante; ¿Por qué nuestros jóvenes no son capaces de encontrar trabajo cuando acaban sus estudios? ¿Qué metodología requiere la formación de nuestros hijos en este mundo tan incierto y cambiante? ¿Qué recursos serían necesarios para llevarlo a cabo?

De paso, también liberaríamos a España de este pesado debate sobre la lengua catalana en el colegio. A ellos, quizás también les beneficiará…

El debate sobre la educación se ha de centrar en por qué nuestros hijos no salen preparados cuando acaban su formación. Y en por qué tenemos uno de los índices de fracaso escolar más altos del mundo. Liberarnos de estos dos pesados debates quizás nos dé espacio para hablar de estos temas, mucho más importantes.

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.

Política

Motivos para el Sí el 27S: España no cambiará

My Notes 2 - Page 37

Cuando empezó la crisis, en Catalunya se aceleraron las adhesiones al soberanismo. España no tenía proyecto y eso empujó a muchos a sumarse al único que había. La aparición de Podemos ha dado esperanzas a algunos de que se fragué una España distinta después de las elecciones generales de este año.

Lo que sucede es que eso no es lo que dicen ni las encuestas ni los partidos. Analicemos los números. Para que la situación catalana se resuelva hace falta modificar la constitución. Ésta debería recoger la singularidad nacional catalana y, vista la propensión del gobierno español a incumplir los pactos, algunas garantías de que no nos van a quitar competencias en el futuro. Para hacerlo, hace falta el voto favorable de 2/3 del Parlamento. Es decir, el 66,7% de los diputados. Dicho con otras palabras; sólo que el 33,3% de los diputados no quieran cambiar las reglas del juego, el cambio es imposible.

En el último barómetro del CIS de julio, el PP y el PSOE suman el 53,1% de los votos. Es decir, los dos partidos que han gobernado siempre en España y que no han querido hacer concesiones, pueden bloquear cualquier cambio constitucional. Y eso sin sumarles Ciudadanos, que ha nacido con el objetivo de acabar con el nacionalismo. De hecho, los partidos contrarios al referéndum suman más del 75% de la intención de voto.

My Notes 2 - Page 38

Pero hagamos un poco de política ficción. Algunos creen de verdad que Podemos ganará. Que tendrán capacidad de presionar para que las cosas cambien. De una forma o de otra. Los catalanes hemos de basar nuestras esperanzas en que estos sí sean diferentes.

Lo que sucede es que algunos días me levanto con titulares como éste:
Pablo Iglesias: “Derecho a decidir, por supuesto. Pero sobre todas las cosas.” No es que me parezca mal decidir sobre todas las cosas. Es que me recuerda al “Apoyaré la reforma del estatuto de Catalunya que apruebe el parlamento de Catalunya” de Zapatero. Y luego no cumplió.

Es tan inconcreto… ¿Qué son las “cosas”? ¿Y cuándo? ¿A qué tenemos que esperar los catalanes? Porque, según el candidato de Catalunya  Sí Que Es Pot, Lluis Rabell, tenemos que esperar a negociar con Madrid. Pero nada de fechas ni de cómo.

De acuerdo; gana Podemos. De acuerdo, lo hace con mayoría absolutisisima. Entonces, ¿Cuándo toca votar? ¿O tengo que votar en las catalanas con la esperanza que estos sí me dejen votar? Y si no cumplen, a esperar 4 años más que aquí no ha pasado nada.

Propongo una cosa a Iglesias y los suyos. ¿Y si en vez de esperar los catalanes, Podemos convoca un referéndum legal justo después de ganar las elecciones generales a finales de año? Estoy seguro de que los que votemos a Junts Pel Sí y la CUP estaremos encantados de votar en un referéndum legal y acordado…

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.

Política

Motivos para el Sí el 27S: Decidir las estrategias

¿Te has parado a pensar cuáles son las principales compañías españolas? Telefónica, Endesa, Ferrovial, FCC, Repsol… Todas de sectores hiper regulados. Todas viven de las decisiones que se toman en el parlamento español. ¿No te da qué pensar?

En España es difícil hacerse grande si tu negocio no está relacionado con estos sectores clave. Para triunfar, el amiguismo también es fundamental. Para más inri, muchos de los políticos que se “retiran”, acaban trabajando para estas empresas.

Rodrigo Rato, Zaplana, Ángel Acebes, Pedro Solbes, Narcís Serra, Isabel Tocino, Abel Matutes, Pío Cabanillas, Miquel Roca, Jose María Aznar, Felipe González, Pepe Borrell, Elena Salgado, Ana Palacio, Javier Solana, Josep Piqué, Carlos Solchaga… La lista no se acaba. Todos han acabado de una forma u otra en alguna empresa de estos sectores. Sólo en el sector de la energía, he contado 38. Puedes consultarlos en puertasgiratorias.org.

¿La independencia acabará con las puertas giratorias? No. Harán falta muchas más cosas. Pero sí hay un aspecto importante que nos afecta y que las puertas giratorias demuestra. En España se legisla para las grandes empresas. Las leyes se hacen para beneficiarlas.

Como catalanes, esto nos perjudica enormemente porque Catalunya tiene una estructura económica basada en pequeñas y medianas empresas. Es decir, en PYMEs. Sin duda, un estado catalán, por puro interés, legislará más pensando en este tipo de empresa. No apelo a la bondad de los políticos sino a su propio interés. Si quieren tener a la gente contenta, deberán enfocar las cosas de una forma distinta a como se hace ahora.

Es fundamental que nuestro gobierno se preocupe por el tipo de empresa en el que trabajamos. Hoy el gobierno de Madrid no lo hace porque se preocupa por el tipo de empresa que domina el escenario español. La independencia abre una oportunidad a legislar en favor de nuestro modelo económico.

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.

Política

Motivos para el Sí el 27S: Abrir un proceso constituyente

La Catalunya independiente no será perfecta. En si misma, la independencia no es ninguna garantía de mejorar. Pero el proceso sí tiene una virtud. Nos obliga a repensarnos como sociedad; ¿Cuáles son nuestros derechos y obligaciones? ¿Qué ámbitos debe proteger lo público? ¿Cuáles queremos que sean los valores de nuestra sociedad?

Los catalanes tenemos la oportunidad de construir una república. No me refiero sólo a que no haya rey. Hablo de construir una sociedad más justa. Una sociedad que no vea la diferencia como algo problemático sino que ponga en valor la riqueza interior que tenemos. Que comprenda el valor de tener tres lenguas como el castellano, el catalán y el aranés. Un estado que tenga en cuenta las nuevas tecnologías y la realidad europea. Con una administración más ágil y abierta al cambio.

Nada de esto está garantizado, pero tenemos la oportunidad de hacerlo. En España, esto es imposible. El PP y el PSOE, las instituciones políticas más importantes, llevan años con el discurso que la Constitución es mejor no tocarla. Hasta hace poco, que les han entrado prisas para cambiar 2 cosas…

El primer cambio ya lo han hecho. La carta magna ya recoge el control de déficit. Algo tan importante se hizo sin refrendo popular. Se puede calificar de muchas formas, pero desde luego no como democrático.

El segundo pequeño retoque tiene que venir en el futuro. Está en juego una institución pública fundamental; la monarquía. Necesita reformular la ley sálica. También muy importante y que beneficiará mucho al pueblo…

Si soy honesto del todo, el PSOE habla de federalizar el estado. Pero nunca dice a qué se refiere. La Declaración de Granada es del todo inconcreta. El PSC llegó allí con ganas de incluir nuevas fórmulas de financiación y el reconocimiento nacional.

Defendían que la financiación autonómica debía cumplir el principio de ordinalidad. La idea es que si Catalunya es la tercera en contribución ha de ser la tercera en recibir. No tiene sentido que nuestra solidaridad sea tan grande que otras comunidades también ricas reciban más que nosotros. El PSC no lo consiguió y volvió con el rabo entre las piernas.

Algunos catalanes que creen que la llegada de Podemos puede provocar un cambio. Aún suponiendo que el partido de Pablo Iglesias esté abierto a un cambio, demostraré más adelante que no se va a dar.

España no está lista para cambiar. Nosotros tenemos la oportunidad de construir algo de cero. No la dejemos escapar.

Si quieres descubrir más motivos, descárgate gratis el libro de los 10 motivos para la independencia.