Alberto Lacasa

Reflexiones sobre televisión y cine

personal

Políticamente incorrecto

Estas últimas elecciones han batido records de abstención, a pesar de que los políticos se han esforzado en recordarnos lo importante que es ir a votar. Bueno, los políticos y… King África. En el programa Salvados, Jordi Évole, el follonero, lo ha convencido para que versione su canción Bomba e incentive el voto.

A parte de lo divertido que pueda resultar el vídeo, me interesa mucho cómo, poco a poco, vamos burlándonos cada vez más de temas sagrados. Hemos pasado de los discursos en los que los tertulianos de televisión y radio exponían lo mucho que nos había costado poder votar en este país, a que un programa de televisión se burle de el derecho adquirido. Donde la bandera de Europa ha acabado en el culo de las chicas. Donde votar sólo se conjuga con b y muy poca ropa.

Este fenómeno no es nuevo. Conocido es el caso de Miquel Calçada, Mikimoto, cuando en su Persones humanes se burló de la infanta Elena. Las consecuencias directas fue que le cerraron temporalmente el programa. Pero a la larga significó el fin de la intocabilidad de la familia real. Cayó otro sagrado.

Eurovisión ha sido también otro de esos elementos que con los años, le ha tocado recibir. La más conocida es la de Chiquilicuatre. En mi opinión, con el personaje, no sólo cuestionó al festival. El tema era un reaggeton, un tipo de música muy comercial, con una letra que parodia al género y con un actor que es, físicamente, la antítesis de lo que suelen ser los que se dedican a cantarlo.

Pero si hay uno que guardo con grato recuerdo es la campaña Catalunya a Eurovisió de Malalts de tele. Para los que no tuvisteis la oportunidad de vivirlo, os lo explico. En un programa que se dedicaba a hacer humor con imágenes de gazapos de televisión, convencieron al mítico Josmar, un cantante con una voz muy suave, chaqueta de cuero y en tanga, que cantara un tema que se llamaba Superfort (superfuerte). Además, iba a utilizarse para lanzar una campaña para que Catalunya pudiera participar en Eurovisión.

Recuerdo a la gente con banderas catalanas y con banderines que rezaban; Catalunya a Eurovisió. Lo que me gustaba más era que se burlaba a la vez de Eurovisión (de forma similar a como lo ha hecho Chiquilicuatre), y de una de las cosas más sagradas y que, vistas las elecciones europeas, más mueven la política de este país; la identidad. En el fondo, tanto el nacionalismo catalán como el español quedaban retratados por lo absurdo de la campaña. Ver a Josmar con una barretina bailando en algunos de los sitios más catalanes en las maquetas de Catalunya en miniatura no tiene precio.

Por cierto, la letra era un poema. En castellano;

“Yo era un alma en pena, / siempre llorando por los rincones. / Triste, pesimista de carácter, / malgastando ilusiones. /Pero ya he dejado de ser tímido, / he descubierto la verdad / soy un hombre sin límites, / ahora me he desmelenado.

ESTRIBILLO: Es superfuerte / cuando la gente me sonríe, / Es superfuerte, / cuando me baño en un río. / Es superfuerte / cuando como un melón, / es superfuerte, / cuando me das un beso / es superfuerte / superfuerte / es cuando me siento mejor.

La vida es una gran sorpresa, / te chupa como una compresa, / la vida es amor y alegría, / una party de noche y de día.
ESTRIBILLO”

1 Comment Políticamente incorrecto

Leave A Comment