Alberto Lacasa

Reflexiones sobre televisión y cine

personal

Desinformación atómica

No tengo ni idea del nivel de follón que hay fuera de Catalunya con lo del centro de residuos radiactivos pero aquí tenemos un circo de los que impresionan. Es un debate que junta dos aspectos que he tocado en el blog; ciencia (este mes de agosto pasado) y comunicación, y me he decidido a tocarlo.

Lo primero que tenemos que aceptar entre todos es que la mayoría no tenemos ni la más remota idea de lo que es la radiactividad. No sabemos qué riesgos reales entraña ni con qué criterios se decide colocar en un sitio o un otro una instalación de estas características.

Si aceptamos esta premisa, lo primero (y con urgencia) que deberemos hacer es escuchar a las personas que saben del tema. Y todo el que hable debe acreditar que sabe lo que dice. No es suficiente significarse como pro o anti nuclear. No, no va de eso. Va de ir en serio y explicar las cosas como son.

Yo todos y cada uno de los expertos a los que he tenido acceso, ya sea por radio, televisión, prensa y medios científicos, dicen de forma unánime que el riesgo es casi inexistente. Digo casi porque el riesgo cero no existe en ningún ámbito.

Ayer incluso explicaban en la radio que en Holanda tienen un centro de estas características (que utiliza una tecnología de cristalización de residuos, cosa que no he oído que se fuera a hacer aquí, aunque lo desconozco) lo utilizan como centro cultural e, incluso, es visitado por colegios.

También escucho que dicen que los centros de desarrollo nuclear tienden a concentrarse. Es decir, que no tiene sentido montar este centro en un lugar que no haya aportado su “cuota de solidaridad nuclear”, sino que por puro sentido común, cuanto menos recorran los residuos, mejor para todos.

A esto hay que añadir que los residuos hasta ahora suben a Francia. Lo más seguro es mover los residuos en tren. Y se me ocurren pocos caminos férreos por los que puedan pasar esos residuos que no sea Tarragona.

Se utiliza como argumento a favor que eso sería un polo de atracción de población. Los contrarios aseguran que eso espanta a la gente. No tengo ni idea de si es una cosa u otra, aunque el dato de que Ascó ha ido perdiendo 18 habitantes cada año no demuestra nada. Al menos en solitario. Nadie sabe si hubiera perdido aún más población de no montar la central. Quizás si ese dato se pudiera comparar con otros…

Yo soy pro nuclear. Como digo, me faltan muchos elementos de juicio de valor. Aún así, creo que después de todo el discurso, que comparto, que quiere combatir las emisiones de CO2, lo más lógico hoy (con lo poco que sé) es la energía de fisión.

Acepto que no pueda compartirse este punto de vista. Lo que me parece intolerable es que aquí alla tantísima gente vendiendo que esto es peligrosísimo. Y me parece intolerable por lo que he dicho; los expertos, los respetados por la comunidad científica, dicen lo contrario.

Si estos tienen razón es una irresponsabilidad enorme asegurar lo contrario. Porque la coloquen donde la coloquen, habrá gente alrededor de ese centro de residuos. Gente que se preocupa por su salud, por la de sus hijos. Personas a las que estamos condicionando, que van a sufrir sin motivo.

Greenpeace (a los que he escuchado varias veces estos días) tienen todo el derecho del mundo y argumentos muy sólidos en contra de la energía nuclear; la vida de los residuos es uno de ellos. Pero jugar con los miedos de la gente es una irresponsabilidad cuando se sustenta sólo sobre una cuestión ideológica. La desinformación nunca es una buena opción.

2 Comments Desinformación atómica

  1. Mikel

    Sagaz como siempre, equilibrado en todo, no dejas más espacio entre dos cuestiones que el lazo de la prudencia… precisamente por ello, te equivocas, compañero, no en la prudencia, sino en el destinatario de la misma… te contesto en plan analítico como es menester para vos.

    1. “medios científicos, dicen de forma unánime que el riesgo es casi inexistente”, prudencia amigo con el dogma científico… ¿Caerá la Sagrada Família con el paso del AVE? ¿Es la vacuna de la Gripe A efectiva? ¿Es la Gripe A una verdadera amenaza? ¿No decían que las Torres soportarían el impacto de un avión? Que los mitos y supersticiones con los que intentaba acabar la ciencia no retornen vestidos de bata blanca, no por favor, no hace falta ser muy biblíco para recordar episodios babelónicos donde la arrogancia humana ha desestimado los posibles daños, hay tantas cosas que ni siquiera podemos imaginar que podrán en el futuro amenazar tal equipamiento, mejor no sacar pecho por el momento.

    2. El verdadero riesgo es lanzar 6 millones de euros para que algun moribundo pueblo pueda promover algo de esperanza en sus regiones, es el riesgo de comer las migajas de un sistema que solo busca sus tripas para cuando necesitar defecar… nefasto panorama para la especie humana.

    3. “Energía nuclear, o la película de la estupidez humana versión 1543”, lo del secreto está en la masa ha quedado para pizzeros ajustados a nuevos tiempos, ¿nucleares si o nucleares no?. Yo a lo mío, siempre tengo la extraña afición de empezar por el principio, ¿aumento del consumo energético si o no? pero como nadie quiere salir al trapo al final siempre me quedo sin poder llegar a la pregunta de nucleares si o nucleares no… jodida sistematicidad!!

    En resumen: Hay peligros que seguramente desconocemos. Los de “PazVerde” son de corte parecido al mío, se saben nacidos y muertos por siempre y para siempre en la oposición, cosa que jode porque no tienes mucho poder pero que mola porque criticas a saco a todo dios pero nunca te toca proponer nada, señores de “PazVerde” ¿¿qué hacemos con esos juguetitos que si, que si, que nunca deberíamos haber hecho?? La verdad es que la propuesta que corre por Facebook de instalarlo en el ignomínioso Valle de los Caídos me excita al máximo…

    Anda, sigue escribiendo que te lo curras un montón… prometo ser más crítico en tiempos venideros…

    Reply
  2. Alberto

    Como siempre Mikel tan hábil… Me has cambiado el debate con tu elocuencia.
    Yo comparto contigo en que hay un dogma científico y que, a veces, cuesta aceptar nuevas ideas. Pero no creo que haya otro ámbito más flexible que este. No olvides que el propio método científico acepta como ningún otro ámbito del conocimiento lo temporal de sus posicionamientos.
    Además, frente al dogma científico, ¿qué se opone? ¿El conservadurismo infundado? ¿El miedo a no se sabe muy bien qué? ¿Qué otro dogma deberemos imponer, este sí sin ningún tipo de rigor? La ciencia se equivoca, pero argumenta sus posiciones. Lo contrario sólo consiste en ir gritando unos riesgos que nadie puede probar.
    Por último, no olvides que centros de estas características los hay en muchos lugares del mundo y desde hace muchos años. De entrañar un grave riesgo, hace tiempo que lo sabríamos.
    Otro problema, que tiene poco que ver con este debate, es el del modelo energético y de consumo. Yo no intento concenver aquí a nadie de que la energía nuclear es la solución. Lo que digo es que no puede engañarse a la gente como se pretende (de forma más o menos consciente).
    El eje del post es la estrategia comunicativa que han utilizado los sectores más reaccionarios del sistema (aunque ellos se autodenominen progresistas). Prefiero no entrar mucho porque acabaría metido en un jardín muy complejo, pero conste que como política comunicativa me recuerda mucho (pero que mucho mucho) a la que algunos gobiernos han aplicado respecto ciertas bandas terroristas. Azuzar el miedo (innegable que fundado en la experiencia) con el objeto de hacer cosas poco transparentes y de alto coste democrático y, en algún caso, en vidas humanas. Y eran gobiernos, desde mi óptica, profundamente reaccionarios. Obviamente, en estos casos el coste era mucho más elevado (si se acepta mi posición). Pero yo hablo de comunicación. Como siempre, los extremos acaban por tocarse.

    Reply

Leave A Comment