Alberto Lacasa

Reflexiones sobre televisión y cine

Date archives Marzo 2011

Biopic / documental / peliculas

Garbo, el espía

Argumento. Documental sobre Juan Pujol, el doble agente catalán que facilitó el desembarco a Normandía por parte de los aliados.

Breve crítica. El contenido del documental es muy interesante. La historia que cuenta tiene mucho fondo y el personaje de Pujol es casi propio de la ficción. Desde el punto de vista formal, el documental no descubre nada. Está bien resuelto.

Género. Documental.

Director. Edmon Roch.

Guión. Edmon Roch, Isaki Lacuesta, Maria Hervera.

Título original. Garbo, el espía (el hombre que salvó al mundo)

Año de estreno. 2009.

País. España.

accion / comedia / peliculas

Torrente 4

torrente 4Argumento. Torrente recibe una misión que acaba siendo una trampa que lo lleva a la cárcel. Allí buscará la forma de huir y cobrarse la venganza.

Breve crítica. La primera película de Torrente me pareció bastante entretenida. La segunda ya me pareció que, más que reírse del personaje, lo hacía de todo lo que tenía alrededor y no lo encontré divertido. Esta 4ª la fui a ver porque había escuchado críticas que decían que recuperaba un poco el tono. A mi me pareció anodina, la verdad. Hay que decir que técnicamente es excelente.

Género. Comedia.

Director. Santiago Segura.

Guión. Santiago Segura.

Actores/Actrices. Santiago Segura, Kiko Rivera, Tony Leblanc, Enrique Villén, Francisco, Yon González, Yolanda Ramos, Jimmy Roca, David Fernández, Xavier Deltell, Cañita Brava, Barragán, Javier Gutiérrez, Kiko Matamoros, J.M. Montilla “El Langui”, David Muro, Belén Esteban, Carmen de Mairena, María Patiño, Carmen Martínez-Bordiú, María Lapiedra, David Bisbal, Kun Agüero, Risto Mejide, Ernesto Sevilla, Pablo Motos, Florentino Fernández, Andreu Buenafuente, Silvia Abril, Joselito, Emma Ozores, Juanito Navarro, Sergio Ramos, Cesc Fàbregas, Álvaro Arbeloa, Gonzalo Higuaín, Mari Cielo Pajares, Octavio Acebes, David Castillo, Ana Obregón, El Dioni, John Cobra, Carlos Areces, José Mota, Fernando Esteso, David Summers, El Gran Wyoming.

Título original. Torrente 4 – Lethal Crisis (crisis letal)

Año de estreno. 2011.

País. España.

drama / peliculas

Mujeres de El Cairo

mujeres de El CairoArgumento. Cuatro historias de mujeres en El Cairo que reciben una presión, en unos casos más sutil que en otros, para estar sometidas al papel del hombre.

Breve crítica. Es una especie de mezcla entre Ken Loach y el cine de Bollywood. La película no está mal pero tampoco me entusiasma. Es verdad que conforme pasan los minutos la película gana. Pero tiene un mensaje tan claro y aleccionador que se introduce del todo en lo maniqueo y, diría, que facilón. Obvio que esto es visto desde aquí. Tiene valor rodarlo en Egipto. Pero como espectador me interesa poco más allá del hecho de conocer un cine que me es totalmente ajeno.

Género. Drama.

Director. Yousry Nasrallah.

Guión. Wahid Hamid.

Actores/Actrices. Mona Zaki, Mahmoud Hemida, Hassan El Raddad, Nahed El Sebaï.

Título original. Ehky ya Scheherazade (Scheherazade Tell Me a Story).

Año de estreno. 2009.

País. Egipto.

personal

Los niños siguen viendo la TV

Leo hoy en El Periódico que el consumo de televisión entre los más pequeños (entre 4 y 12 años) ha aumentado en 10 minutos este año pasado. Esto representa un incremento de más de un 6% en tiempo y sube las horas que los niños dedican a la televisión a 2 horas y 39 minutos. No está mal…

Tenedemos a tener la impresión (y me incluyo) de que los más pequeños gastan cada vez más tiempo en internet y en videoconsolas. Y es verdad. Pero estos datos entran en contraste con la sorpresa que supone esta nueva cifra.

Obviamente a esto juegan tres factores: el primero es que, obviamente y por mucho que nos empeñemos en decir lo contrario, la televisión “tradicional” continúa teniendo una fuerza enorme. Creer que esto se acabará de la noche a la mañana es absurdo.

Segundo, si los contenidos son atractivos, la gente (y los niños no son una excepción) van a verlos estén donde este. Bob Esponja, el mundial de fútbol o Los Simpson van a atraer gente allá donde estén. Content is the king.

Y tercero y último, no hay nada como ver la televisión en una televisión. Sé que suena a perogrullo pero a veces da la impresión de que se nos olvida. Un aparato de unas dimensiones enormes no tiene comparación con internet. Y aunque el consumo aumneta (y seguirá aumentando), internet no tomará el testigo de una forma relevante hasta que no conquiste el sofá.

El camino, como hemos dicho muchas veces, se centra en que internet ocupe se muestre en esos televisores enormes que todos tenemos en casa. Y ello pasa por las claves de siempre: reducción del coste de ancho de banda y “nuevos” modelos de negocio para los contenidos.

Pongo “nuevos” entre comillas porque, al final, creo que se trata de 3 modelos que hoy ya existen: incluir publicidad en el contenido que pague los costes y los márgenes del emisor; hacer un pay-per-view de contenidos muy premium; y un modelo mixto (conocido por freemium) que ofrece publicidad a quien no quiere pagar y sin publicidad al que decide hacerlo.

La conquista del sofá hace tiempo que se ha lanzado. Cuando se realice definitivamente ya no tendrá sentido hablar de diferencias significativas entre el consumo online y el radioeléctrico.

personal

Fusión en frío

Llevamos una semana terrible. El peor terremoto jamás registrado en Japón ha provocado un tsunami que ha puesto en jaque a 4 de los 6 reactores nucleares de la central de Fukushima. A todo ello habría que sumarle (si de desastres hablamos), la peculiar forma en la Gadafi cuida a su pueblo y la lamentable actitud de Occidente en el conflicto Libio.

Pero de lo que me interesa hablar más es sobre el accidente en Japón. El bombardeo de informaciones ha sido enorme. Tanto desde el funciomaniento como explicaciones sobre cómo el desastre natural ha afectado los sistemas de seguridad de las centrales niponas. Hemos descubierto cómo genera la energía, cómo se refrigera, por qué una central nuclear requiere siempre de energía externa… Pero, ¿de verdad hemos aprendido algo?

Durante estos días han salido multitud de expertos ingenieros nucleares para hablar de la crisis. Unos garantizaban que el riesgo para la población era, prácticamente, nulo. Para otros, esto es un desastre de una magnitud descomunal. Y uno no puede evitar preguntarse: ¿esto es ciencia?

Nadie con dos dedos de frente, por muy pronuclear que sea, puede aceptar la idea de que esto no necesita una revisión. La situación se insinúa lo suficientemente grave como para defender sin más una energía tan crítica en lo que a seguridad se refiere. Pero eso no significa tampoco que haya que cerrar de golpe todas las centrales. Ni siquiera que haya que renunciar a hacer más.

El mayor problema de todo esto es que, cuando salen tantos expertos con mensajes contradictorios, el grado de desinformación que generan es enorme. Me parece poco riguroso que gente a la que consideramos científica se permita el lujo de presentar la realidad de la forma que mejor encaja con sus opiniones casi religiosas respecto al tema.

Aquí parecemos estar alimentando con argumentos poco constructivos las opiniones de uno y otro lado. ¿Alguien puede decirme con seguridad que los grados de radiación son demasiado elevados para la población? ¿O demasiado bajos? ¿Alguien está seguro que la gente no podrá volver a las zonas próximas a la central en un tiempo breve? ¿Alguien puede asegurarme que todo esto no va a acabar con un drama?

He intentado estar informado sobre este tema. Lo que he encontrado es que unos expertos me dicen que las particulas que se alejan de la central son subproductos del uranio con una vida media (que es algo así como la esperanza de vida de la partícula) del orden de minutos. Otros, en cambio, aseguran que si los vientos fueran hacia Tokio las consecuencias serían dramáticas para la población. Frente a esto, lo único que puedo hacer como lector es creerme a unos o a otros.

Información sería si todos los expertos (sin contar con lo que digan los políticos) me contaran lo mismo. Información sería esperar un tiempo prudencial y ver los efectos reales del desastre. Y, en función de eso, tomar las medidas necesarias. Hablar de “apocalípsis nuclear” desde Europa o anunciar que se paraliza la construcción de centrales es pura desinformación y tremendismo.

Como pronuclear, como alguna vez me he significado, me declaro en huelga de opinión. Quiero conocer los efectos reales que tendrá sobre la población. Quiero conocer qué mejoras vamos a introducir en las nuevas centrales (y en las ya funcionales también). No voy a dejar de tomar en cuenta que se trata de un seísmo de dimensiones bíblicas y que los reactores no fallaron hasta que llegó una ola a la velocidad de un avión. Con todo ello en el análisis, y sobre todo, teniendo en cuenta lo que la mayoría de expertos digan, volveré a tomar una posición por una cosa o la otra.

Mientras los núcleos se fusionan o no, a mi me parece que tenemos a gente adoctrinando a banda y banda de un debate que debería hacerse en frío. De nada sirve hacerlo en caliente con un empacho de desinformación de 9 sobre 10 en la escala de Richter.

Empresa y vídeo online

Jennifer Aniston y el sexo

Ayer publicaba webTV wire un viral titulado “Jennifer Aniston, the tape sex” (Jennifer Aniston, la cinta de sexo). La idea es muy simple: una de las mujeres más sexis del mundo y un título que, de forma natural, genera muchas búsquedas aunque no haya indicios de que la famosa actriz haya dado material para algo así.

¿Todo para qué? Vender botellas de agua. ¿Aumentará las ventas un anuncio absurdo (y divertido) como este? No tengo la menor idea. Lo que es seguro es que muchos (hombres) van a conocer (y mucho) la marca.

Empresa y vídeo online

Youtube Next, la nueva estrategia

Youtube apenas tiene 6 años de vida, aunque pueda parecernos que nos acompaña desde siempre. La clave de su éxito residió en su eslogan: “Broadcast yourself”, es decir, emite tu mismo. En pocas palabras, nos dio la oportunidad de colgar nuestro propio contenido y ponerlo al alcance de todo el mundo. De alguna manera, saciaba nuestros 15 minutos de Andy Warhol.

Y aunque Google en general y youtube en particular van como un tiro, la empresa ha decidido que hay que hacer un cambio de estrategia porque los tiempos están cambiando y ahora parece que va en serio.

Hasta no hace mucho, para los generadores de contenidos premium (entiéndase por ello los propietarios de los derechos de eventos atractivos como el fútbol o los productores de series populares) veían en internet dos problemas.

El primero es que las audiencias no están lo suficientemente agregadas, es decir, que están demasiado repartidas. Es mucho más fácil reunir a 3 millones de personas delante de una serie en Antena 3 que en internet.

El segundo elemento es que es que veían a internet como un canal que les canivalizaba. Las descargas ilegales y la consecuente baja percepción de valor que tienen los contenidos en la red, les parecía más una amenaza que una oportunidad.

Pero esto parece estar cambiando. Los resultados que no hace mucho ofreció TV3 sobre sus resultados de su área interactiva (y los de otros casos similares, como apunta Gonzalo Martín) demuestran que ya empieza a agregarse la audiencia y, por tanto, la viabilidad económica de ciertas apuestas.

Y en este entorno es donde youtube parece preguntarse si tendrá suficiente con vídeos de gente pegándose unas castañas descomunales. Por ahora youtube ya tiene un canal de partners, como verycocinar, para garantizar que les llega contenido de calidad.

Pero parece que creen que no es sufciente. Además de anunciar que van a reforzar su relación con los partners, han dado un paso de gigante para atraer ese público deseoso de contenidos premium. Por unos 50 millones de dólares, han comprado Next New Networks, una productora especializada en contenidos para la red.

Eso parece dar sentido al hecho que, de alguna manera, todo habrá cambiado para seguir igual. Vuelve a demostrarse aquello de que lo que a la gente le interesa en televisión “convencional” es lo mismo que le interesa en internet, la prensa, los libros…

Además, el entorno es importante. No hay que olvidar que Facebook y Warner Bros van a ofrecer películas de alquiler dentro del site. Tampoco anuncios como el que ha hecho Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, donde insinúa que su red cambiará el concepto de vídeo en 5 años. Y, como no, los éxitos de hulu o netflix

Youtube sabe que los anunciantes siempre van a estar más interesados en contenido atractivo que en vídeos donde la publicidad sólo puede ser contextual porque vender vídeo por vídeo sería demasiado caro. Es una parte del pastel demasiado grande como para dejarla escapar sin más.

No hay duda de que el contenido de calidad siempre va a tener un lugar. Las formas, e incluso las estructuras mentales de los espectadores/usuarios han cambiado. Pero no los gustos. Y youtube sabe que el gusto por el fútbol y Belén Esteban siguen ahí. Y van a su caza…

Empresa y vídeo online

Charlie Sheen, el mundo puesto del revés

¿Quién podía pensar que la cancelación de la serie Two and a half men iba a traer tanta cola? Por primera vez que yo sepa, el protagonista decide hacer un programa en directo y online donde da su punto de vista sobre lo sucedido.

Más allá de la grotesca imagen que el actor ofrece sobre si mismo, me parece que, a su alrededor, han sucedido cosas relevantes en esto de la televisión online.

Para empezar, demuestra que internet no es más que una parte natural de nuestra vida. Nada de diferencias entre lo online y lo offline. Lo que interesa en un lado, interesa en el otro. Lo prueba que Charlie Sheen apenas ha necesitado unas horas para acumular centenares de miles de followers en twitter. En estos momentos, supera los dos millones.

No puedo evitar pensar que estos programas de telerrealidad (tipo Sálvame) que tienen un antihéroe por estrella, como Belén Esteban, corren el riesgo de ver cómo este prefiere ir por libre. ¿Cómo le iría a Belén si montara su propio canal tal y como ha hecho Sheen?

Hasta ahora las televisiones han tenido (y jugado) con el hecho de que tienen una licencia para emitir por un espacio muy restringido, el radioeléctrico. En cierta medida, parte de su valor añadido es ese. Hoy, con internet, queda devaluado. Y el valor pasan a ser los contenidos en si mismos. Si el contenido (véase Belén) decide hacer como Sheen, ¿en qué lugar quedan T5 o A3?

Pero lo que me parece más interesante es cómo ustream está cogiendo el lugar predominante de las transmisiones en streaming. Uno pudiera pensar que la fuerza de youtube debería hacer que los usuarios prefirieran hacerla en el referente. El problema es… ¡que no pueden hacerlo!

Youtube ha hablado varias veces sobre ofrecer esta posibilidad pero nunca ha acabado llevándola a término. La explicación más probable es que temen que se use para emitir contenidos protegidos (como, de hecho, se hace en ustream).

El problema es que emitir contenido en directo de los usuarios, sobre todo ahora que la movilidad es el eje en el que todo parece entroncar, es clave. No es que crea que esto va a permitir a ustream pasar por delante de youtube. Pero es un hecho que, en la red, todo pasa demasiado deprisa. Y es un riesgo evidente que tu competencia pueda ofrecer servicios que no están a tu alcance.

Es verdad que ahora youtube tiene intención de realizar eventos muy premium en live y esa es una parte del pastel muy jugosa. Coqueteo con la idea de ver los partidos del Barça o del Madrid por youtube. Y no puedo evitar preguntarme qué será de Canal +, La Sexta o las Autonómicas.

Pero una cosa es emitir contenido premium en directo y otra muy distinta la ventaja competitiva que supone ofrecérselo a los usuarios. ¿Qué movimientos hará youtube en esa dirección? ¿Cómo cambiará el evidente éxito del programa de Charlie Sheen el negocio del vídeo online?

ACTUALIZACIÓN: Había puesto un enlace al vídeo de Charlie Sheen, pero él mismo lo ha cerrado.

personal

La cultura de la subvención (I): las izquierdas

A estas alturas nadie puede dudar de la dureza de la crisis, devastando buena parte de la no-economía española: construcción y parte de un turismo poco valor añadido. La apuesta la inició el PSOE en los 80’s y el PP aprovechó el viento de cola para crecer, pensando más en la demanda que en la oferta. La herencia de Zapatero ya era envenedada y el despropósito de su no-gobierno ha multiplicado el problema.

Y ya está. Podemos darle vueltas a algo que es un hecho. Podemos creer que toda la culpa de es Zapatero o que toda la culpa es del no-milagro económico de los 90. Y así entrar en un ciclo de culpas que no soluciona nada pero que justifica ciertas filias y fobias.

sindicatos

En mi opinión, el problema va mucho más allá. Tenemos asumidas una serie de cosas como normales cuando, en realidad, no lo son. O a mi no me lo parecen. Una de las más graves, percibir al estado como un ente que debería salvarnos de todos nuestros problemas. El papá estado.

Todo ello comporta que la gente espera que el Estado le ayude en un montón de cosas: Nos tiene que curar, nos tiene que proteger cuando nos quedamos sin trabajo, garantizar educación para todo el mundo, un sueldo digno… Hasta ahí tiene sentido y lo comparto al 100%. Pero, en realidad, hace muchas cosas más: se trata de que nos beque el nacimiento de hijos, el cambio de coche, electrodomésticos, la hipoteca, el billete de tren… Y, aún así, nos quejamos…

Una demanda considerada básica al Estado es que proteja al ciudadano delante de la empresa. Partimos del supuesto que las empresas ganan mucho dinero y que los sueldos recibidos a cambio son miserables: hablar de mileurismo no es nada nuevo.

En todo ello entronca la estrategia de los sindicatos, que basan su discurso en cómo las empresas se aprovechan de la buena fe de los trabajadores. Y claro, los trabajadores se merecen cobrar un salario que suba, como mínimo, el equivalente a los precios.

¡Ah! Y olvidaba decir que además, el gobierno debe garantizar el pleno empleo. Y todo ello está muy bien. Pero la pregunta es, ¿y qué deben hacer los trabajadores para salir de este pozo? En todo ese discurso de continuas demandas, ¿en qué lugar queda la responsabilidad de los trabajadores?

No trato de decir que el gobierno no tiene ninguna responsabilidad en todo este follón. Ni que las empresas han hecho su trabajo de forma impecable (es tan obvio que no…). Pero eso no implica necesariamente que los trabajadores estén libres de culpa.

El problema de base es que tenemos muy asumido que es el Estado el que debe de sacarnos sistemáticamente las castañas del fuego. Pero algunas cosas deberíamos tenerlas claras:

Los ricos son pocos por definición porque, si no, no serían ricos sino clase media. Los pobres no sólo no pueden mantener los servicios que reciben sino que son justamente los que han de recibir más de lo que pagan. Y eso implica necesariamente que la clase media, la inmensa mayoría de nosotros, ha de pagar más de lo que recibe. Por tanto, es inasumible esperar servicios por valor de lo que pagamos.

En segundo lugar, que nos ayuden, por ejemplo, a cambiar la lavadora mediante planes renove no significa que sea gratis. Quiere decir que parte de los recursos que el estado podría utilizar en mejorar carreteras, trenes o aquello que consideremos clave no podrá hacerlo. ¿Estamos seguros que preferimos que el Estado gaste sus recursos cambiando la lavadora de 1 persona frente a mejorar el tren que usan muchos?

Los sindicatos centran su estrategia en dos cosas: dificultar que la empresa se desprenda de personal y en forzar que pague más por el mismo trabajo. Desde mi punto de vista, las dos confunden puesto de trabajo con trabajador. Lo importante no es que una persona pueda trabajar toda su vida en la misma empresa sino que el trabajador no se quede sin trabajo. Son dos cosas distintas.

Además hay que ser claro con los trabajadores. Cuando se consigue que un salario, por ejemplo el salario mínimo, suba no se está consiguiendo que las empresas paguen más por lo mismo. Lo que estamos haciendo es renunciar a que ciertos trabajos se hagan desde España. Es decir, incentivamos las deslocalizaciones.

Con esto no digo que me parezca mal. Quizás merezca la pena  que ciertos trabajos mal pagados no puedan hacerse desde España teniendo en cuenta nuestro nivel de vida. Pero lo que me molesta es que se mienta a la gente haciéndoles creer que esto implica mismo trabajo con mejor sueldo.

Los lobbies de izquierdas (véase sindicatos y partidos de izquierda) tienden a proponer soluciones del s. XIX a problemas del s. XXI. Por fortuna, la lucha de clases es algo superado. Y los retos se sitúan en otro ámbito. Esperar que el subsidio mejore nuestro poder adquisivo sólo hace lo contrario, laminarlo.