Alberto Lacasa

Audiovisual, política y más allá

Date archives agosto 2010

drama / historico / peliculas

Lo que el viento se llevo

Argumento. Una joven manipuladora Scarlett, intenta por todos los medios retener al amor de su vida. Una visión sureña del punto de vista de la guerra civil americana y un tercer hombre absolutamente enamorado de ella, son los ingredientes de este famoso film.

Breve crítica. La película es larga. Sí, ¿y qué? Los minutos pasan volando cuando las cosas están bien contadas. Los diálogos son mágicos, como lo demuestra el hecho de que algunas de sus frases hayan pasado a la historia (sobre todo, los míticos: «pongo a Dios por testigo que nunca más volveré a pasar hambre» y «sinceramente querida, me importa un bledo»). La fotografía es de una belleza espectacular y algunos de los efectos dramáticos sorprenden para la época. Los actores están al nivel que se espera de su importancia histórica.

Género. Drama histórico.

Director. Victor Fleming, George Cukor, Sam Wood.

Guión. Sidney Howard.

Actores/Actrices. Vivien Leigh, Clark Gable, Olivia de Havilland, Leslie Howard, Hattie McDaniel, Thomas Mitchell, Barbara O’Neil, Butterfly McQueen, Ona Munson, Ann Rutherford, Evelyn Keyes.

Título original. Gone with the wind.

Año de estreno. 1939.

País. USA.

guion y cine

Movimientos de cámara (I): Panorámica

La panorámica es un movimiento de cámara que consiste en girarla sobre un eje, ya sea en vertical, horizontal o la suma de ambas. Y sus funciones principales suelen ser 2; enseñar una parte de la escena que, de otra manera, no podría verse, y acompañar a la acción. Por ejemplo, este vídeo que puedes ver a continuación es una panorámica en la cima del Everest.

Cuando nació el cine las cámaras eran unos trastos realmente enormes. Debía de ser muy incómodo moverlas, así que se tardó un tiempo en hacer los primeros. Además, hay que tener en cuenta que hasta mediados de la década de los 10 no había la voluntad tal y como hoy la entendemos, de contar «historias». Más bien se mostraban situaciones o cuadros. Digamos que, por extensión, se buscaba hacer una especie de imagen teatral. Así que tampoco era necesario moverla.

Pero cuando la cámara empezó a «mandar», aparecieron los primeros esfuerzos; Porter, el director de la conocida Asalto y robo a un tren, y Griffith fueron los primeros en conseguirlo.

La gran función de la panorámica es que nos permite seguir la acción. Imagina que los dos protagonistas caminan a lo largo de una calle. Para poder enseñar todo el paseo de los personajes, tendríamos dos opciones; o enseñamos mucha calle para que, sin mover la cámara captáramos todo el paseo, y entonces los protagonistas se verán pequeñitos. O movemos la cámara. Y una de esas opciones es la panorámica.

Digamos que ese tipo de panorámica nace, en esencia, de una necesidad. Si enfoco todo el camino sin mover la cámara, pierdo legibilidad. La legibilidad en una imagen es lo fácil que es ver las cosas importantes. Si los personajes son muy pequeños dentro de la imagen, me costará encontrarlos, por lo que la legibilidad sería muy mala. Así que encuentro una solución técnica que me permite mover la escena y, a la vez, mostrar lo que haga falta con claridad.

Pero con el tiempo se le dio una función también dramática. En el cine hay siempre hay una tensión entre lo que se ve y lo que no se ve porque queda fuera de plano. La panorámica nos permite mostrar elementos dramáticos que, de otra forma, quedarían velados al espectador.

Imagina que un hombre camina por un bosque. Va tranquilo, sin miedo a lo que pueda pasarle. Le vemos pasar entre dos árboles despreocupado. Pero la cámara hace una panorámica vertical (de la cara a los pies) y vemos que ha estado a punto de tropezarse con un cable que parece el desencadenante de que se active una trampa.

Incluso el propio movimiento puede tener carga dramática sin necesidad de enseñar nada especial. Si la cámara hace la panorámica muy rápida hacemos lo que se llama barrido. El barrido, en una escena de mucha tensión, refuerza la sensación de movimiento, de prisa. Parece que están sucendiendo muchas cosas y muy rápido.
En algunas situaciones, llega a utilizarse para el montaje. Mira, por ejemplo, esta escena comentada de una de las escenas más brillantes de toda la historia del cine. Orson Welles, en Ciudadano Kane, utiliza el barrido para dar la sensación que pasan muchos años. Nos muestra a una pareja y como, mediante la actitud, la relación va variando con el tiempo.

Puede transmitir algunas cosas más, aunque quizás no son tan evidentes. Por ejemplo, puede ser útil para transmitir mareo cuando una persona se desmaya. Otras veces se ha utilizado para enseñarnos un sueño o para mostrar que alguien se ha desplazado en el espacio más rápido de lo razonable, como en el caso de un vampiro o un espíritu. Eso sí,no hay que olvidar que el barrido (y la panorámica en general) puede tener una función puramente estética. Sencillamente porque queda bien.

La panorámica es el primer gran movimiento de cámara del cine. Con el tiempo han llegado otras soluciones que pueden parecer idénticas pero que tienen algunas diferencias que las hacen completamente distintas. Lo que nadie quitará a la panorámica es que fue la primera capaz de romper el propio marco de la imagen de cine. Toda una innovación…

drama / peliculas

Paris, Texas

Argumento. Un hombre amnésico aparece en un pueblo en medio de ninguna parte de un desierto sin documentación, sin hablar y con la targeta profesional de un hombre.

Breve crítica. Toda una experiencia. El guion es increíble. Se trata de un crescendo suave, sin extravagancias y sin prisas que te arrastra a un final lleno de emoción. De hecho, el clímax es uno de los más brillantes que recuerdo. Interpretaciones muy cuidadas y una buena planificación.

Género. Drama.

Director. Wim Wenders.

Guión. Wim Wenders, Sam Shepard.

Actores/Actrices. Harry Dean Stanton, Nastassja Kinski, Dean Stockwell, Aurore Clément, Hunter Carson, Bernhard Wicki.

Título original. Paris, Texas.

Año de estreno. 1984.

País. Francia, Alemania.