Alberto Lacasa

Reflexiones sobre televisión y cine

Date archives noviembre 2009

Empresa y vídeo online

Nace Embed.at

embed

¿Qué puede suceder si dejas que coman juntos tres tipos como Alberto Tognazzi, organizador de Movil Film Fest, Felipe, organizador de Zemos98 y Joan Carles, director de microfísica, uno de los cortos que han utilizado la red en nuestro país de una forma más innovadora? Pues que montan un embed.at.

¿Y qué es embed? Según ellos mismos explican, se trata de un espacio de reflexión compartida acerca de la creación de vídeo 2.0. En esta época de transformación, donde los caminos de la televisión 2.0 (y de la creación de narrativa audiovisual en general) todavía ni existen, es algo yo diría que imprescindible.

No hay duda que muchas de las reglas del juego han de cambiar. Muchos players, que hasta ahora tenían muy clara su función, tienen que analizar sus alternativas y ver cuál es su nuevo papel en la nueva sociedad de la información que estamos construyendo.

Todo ello genera recelos, miedos y acciones a golpe de lobby. Pero a mi me parece mucho más inteligente lo que nos propone este trío. Merece la pena pararse a pensar porque todavía hay demasiadas preguntas para las que no tenemos respuesta. Tomo del blog de Alberto unas frases que me parecen muy interesantes y que tratan de definir el proyecto.

Un lugar de discusión y reflexión sobre el sentido de producir audiovisuales en tiempos de internet, remezclas y licencias Creative Commons.

Un lugar para discutir qué sentido tienen festivales como los nuestros en épocas de distribución libre on line.

Un lugar para analizar y compartir las propuestas audiovisuales que consideramos más interesantes.

Un lugar donde compartir esa pasión que tenemos para el audiovisual “avanzado” que felizmente nos rodea.

Embed, como no podía ser de otra manera, tiene vídeo promocional. Lo ha hecho Jose Víctor Fuentes, que ahora tiene la suerte de estar rodando en New York. Os dejo con él.

EMBED promo 1 from EMBED.at on Vimeo.

P.D.: Acaba de twittear Alberto una frase de Umberto Eco (pedazo de maestro) que no puedo evitar reproducir porque me viene al pelo; “La sociedad de la información cambiará nuestra cabeza”. Amén.

drama / peliculas

El truco del manco

el-truco-del-mancoValoración: 5,5/10

Argumento. Un disminuído físico y un negro se proponen montar su propio estudio musical contra viento y marea.

Breve crítica. La película está sobrevalorada, pero no está mal. el “Langui” no lo hace mal, pero dudo que tenga más registros que el de macarra, algo parecido a lo que le pasa a Ballesta. Personalmente esperaba menos y he tenido una grata sorpresa. Algunas secuencias están conseguidas.

Género. Drama.

Director.Santiago A. Zannou.

Guión. Santiago A. Zannou, Iván Morales.

Actores/Actrices. J.M. Montilla ‘El Langui’, Ovono Candela, Javier Iglesias Bustamante, Elio Sagües.

Título original. The Glenn Miller Story.

Año de estreno. 2008.

País. España.

Biopic / drama / peliculas

Música y lágrimas

musica-y-lagrimasValoración: 7/10

Argumento. Biopic de la vida de Glenn Miller centrado en su búsqueda de un sonido particular.

Breve crítica. Tiene la suerte de que la música es increíble y James Stewart está sobervio, como siempre. Tiene el problema de que el conflicto es muy débil pero a pesar de ello aguanta perfectamente. Tiene un puntito propagandístico como referente nacional.

Género. Biopic.

Director.Anthony Mann.

Guión. Valentine Davies, Oscar Brodney.

Actores/Actrices. James Stewart, June Allyson, Harry Morgan, Charles Drake, George Tobias, Barton MacLane, Sig Ruman, Irving Bacon, James Bell, Kathleen Lockhart, Katharine Warren, Frances Langford, Louis Armstrong, Ben Pollack, Gene Krupa.

Título original. The Glenn Miller Story.

Año de estreno. 1953.

País. USA.

Empresa y vídeo online

Lo intangible de la viralidad

fred-shark

Mucha gente pasa horas y horas intentando encontrar la clave de la viralidad, ya sea para teorizar sobre ella o para hacer negocio. Como, además, la palabra está de moda, algunos encargos te los hacen abiertamente con la intención de ser virales.

Pero la viralidad sólo es tangible una vez se constata su efecto. No hay manera de diseñar algo viral en el sentido radical de la palabra. Hacer un vídeo, colgarlo en una televisión online y que sea seguido por mucha gente es tremendamente complejo y parece, más bien, fuera del alcance de lo comprensible. Hay algo de intangible en el por qué algo pasa a serlo.

Una vez me preguntaron cuáles eran las claves para conseguir la viralidad y no supe qué contestar. En realidad, el único nexo en común que veo entre todos los vídeos virales es el humor. En la mayoría de los casos, además, tienen un tono desenfadado. Pero ejecutar algo así promentiendo viralidad es garantía de problemas con el cliente.

Prueba de que es difícil de prever, esta semana pasada webTV wire publicó un artículo en el que hablaba del caso de Fred. Se trata de un chaval que de forma amateur empezó a hacer vídeos y ahora está a punto de hacer una peli en Hollywood. A ver qué os parece;

Después de ver este y otros vídeos llego a varias conclusiones;

1º/ A mi me pone histérico. Es más, me parece insoportable. Cada vez que cruza los ojos con esa voz histriónica, le daría una colleja. ¿He perdido el pulso a las narrativas de los más jovencitos? Podría ser.  La única manera de entenderlo es enmarcándolo en esta especie de narrativa barroca en la que crecen los preadolescentes. Ahora que los emmos y los góticos (ya sé que se enfadan mucho unos y otros, pero hay que reconocer que se parecen mucho) son los reyes de la fiesta, es comprensible que pueda “triunfar” algo así. En parte, los Harry Potters y Crepúsculos son caldo de cultivo de estos valores.

2º/ ¿Alguien podía suponer que esto generaría millones de visualizaciones por vídeo colgado? A mi me parece que no. Lo que demuestra que esto es imprevisible y que no se puede diseñar algo con viralidad. Es mucho más inteligente hacer un contenido de calidad de forma recurrente. Con el tiempo acabará por encontrar su público.

3º/ Nunca como ahora el amateur tenía acceso a las grandes oportunidades. ¡Este joven va a hacer una película en Hollywood! ¿Hubiera sido eso posible sin un youtube? Parece obvio que no. Ahora, si eres capaz de demostrar que tienes algún talento que interesa a la gente, puedes dar el gran salto.

Empresa y vídeo online

La guerra de las travesuras

No sé si conocéis su nombre (The prank wars), pero estoy seguro que todos habéis visto vídeos. Se trata de una guerra de travesuras (utilizo travesuras para no utilizar otra palabra más fuerte porque se lo merece) entre dos amigos que trabajan en collegehumor; Amir y Streeter.
La cosa empezó bastante suave; Streeter editó una canción que le encanta a Amir incluyendo los gritos de Streeter y una exnovia suya en plena faena. Pero el tono de las bromas ha ido subiendo y han llegado a un punto muy fuerte.
El penúltimo se hizo muy famoso; uno de ellos ganaba la posibilidad de tirar con los ojos tapados una canasta de medio millón de dólares en el estadio de baloncesto. Con los ojos aún tapados, el estadio empieza a chillar como si lo hubiera conseguido. Pero en este último se superan. Streeter se va a lanzar en paracaídas y Amir le hace creer que el paracaídas no se va a abrir.

Yo soy muy crédulo para algunas cosas y puedo estar equivocado, pero a mi me da la sensación que todo va en serio y que las gamberradas se las hacen de verdad. Sea como sea, lo que está claro es que esto ha ayudado mucho a collegehumor porque es de una viralidad increíble.

Os dejo con los vídeos y, si alguien no ha visto ninguno, os recomiendo verlos todos por orden. Disfrutaréis del crescendo. Como son 8 vídeos y son bastante largos, os recomiendo verlos en varias tongadas. ¡Pero vosotros decidís! Y si ya los habéis visto, el nuevo es el último. ¡Espectacular!

Episodio 1; La canción perturbadora
Como decía, Streeter está harto de que Amir cante mientras trabaja, así que edita una canción que le gusta mucho a Amir para que escuche a una pareja practicando sexo.

Episodio 2; La gran cita de Streeter
Amir se hace pasar por una supuesta chica espectacular que quiere quedar con Streeter.

Episodio 3; El casting
Amir se traga que le quieren hacer un casting en el que saldrá representando papeles de lo más absurdo para una supuesta sitcom. No contento con hacer que Amir se grabe delante de una webcam, lo pondrá delante de toda la empresa.

Episodio 4: Streeter explota
Amir se pone de acuerdo con el público de un stand up, un club de monologuistas, para que no se rían de un solo chiste de los que Streeter hará desde el escenario. Además, algunos del público le insultarán.

Episodio 5: El gran fracaso de Amir (con Human Gigant)
Streeter hace creer a Amir que les han cogido para hacer una serie en Los Ángeles. Pero una vez allí, el equipo de la serie le dirá a Amir que no es capaz ni de decir una frase.

Episodio 6: The Yankee Prankee (intraducible; el partido de beisbol es en el campo de los yankees y prank es travesura)
Amir se venga esta vez después de descubrir que Streeter va a ir a un partido de beisbol con su novia Sharon. Amir consigue que en las pantallas del estadio aparezca un mensaje como si fuera de Streeter pidiendo matrimonio a su novia.

Episodio 7: La canasta del medio millón de dólares
Streeter se entera de que Amir va a ir a ver un partido de baloncesto y consigue que le dejen tirar la canasta del medio millón de dólares con los ojos tapados. Pide al público que grite como si hubiera acertado la canasta.

Episodio 8: La gamberrada del paracaídas

personal

Las verdades inexistentes

cotidiano01

Esta semana me han dado una noticia de esas que te ponen los pelos de punta; un familiar muy joven le han detectado una de esas enfermedades que da miedo pronunciar. Por fortuna, parece que no hay nada que temer más allá de una operación sin más riesgos de la cuenta.

Así que, después de un buen susto, es inevitable que surjan diversos tipos de reflexiones todas de gran calado. Te preguntas mil cosas acerca de la persona afectada, de tu relación con él, de cómo hubiera afectado a la familia de haber revestido la gravedad que otros casos tienen. E incluso, algunas conversaciones que en su momento parecían casi banales, toman un relieve diferente y una trascendencia difícil de asumir.

Y también surgen preguntas y reflexiones más personales. Me quiero parar en una. Cuando sufrimos un trago como este, el desasosiego hace casi inevitable pensar en “la fragilidad de la vida” y, sobre todo, en “debería ser capaz de disfrutar de los pequeños momentos”.

Y, de repente, me surge la pregunta; casi todos pensamos en los “pequeños momentos” cuando el miedo llama a nuestra puerta. Un miedo real, consistente. Que te hace consciente de que puedes perder algo muy valioso y a lo que no le has dado demasiada importancia porque la das por descontada. ¿Cómo podemos ignorar en la vida diaria algo tan obvio? Y no llego a demasiadas conclusiones, sino más bien a otro buen puñado de preguntas.

¿Cuáles son esas pequeñas cosas? Solemos relacionarlas con elementos cotidianos, por definición tibios pero con un punto positivo. Al levantarnos por las mañanas y encontrar a alguien al otro lado de la cama, a poder calentar la taza de leche de nuestro hijo, al café con nuestros padres, o a una cerveza con los amigos. El problema es que, cuando las vivimos en presente, son signo de que toca ir a trabajar, de que los niños acaban por ocupar el muy escaso tiempo personal agotando nuestras energías, de que tienes demasiadas obligaciones familiares o que justo el día que hemos quedado para la cerveza estamos tremendamente cansados del trabajo de toda la semana. Parece pues, que es una especie de defecto congénito.

Por otro lado, el ser humano es un animal ambicioso. Estamos diseñados para, una vez tenemos satisfechas ciertas necesidades, buscar nuevos retos. Una vez tenemos pareja, familia, amigos, un trabajo, intentamos aprender cosas nuevas, una casa más cómoda, un sueldo más alto… Parece que olvidamos que lo realmente importante es poder comer y gente que nos quiera, pero porque lo asumimos como algo básico. Eso nos hace crecer y, visto así, no parece malo.

Entonces, ¿descuidamos las cosas importantes? ¿Realmente son las cosas pequeñas las que tienen valor? Y llego a dos conclusiones;

– Sólo nos damos cuenta del valor de las “cosas pequeñas” cuando nos topamos con una “cosa grande” negativa. Es decir, necesitamos que pase algo enorme para ser conscientes de la importancia de lo pequeño. Es una de las mayores contradicciones con la que nos topamos en la vida.

– No recuerdo ningún momento “pequeño” importante en el que no fuera especialmente feliz, lo que le hace abandonar su papel de suceso “pequeño”. El catálogo, en realidad, es muy pequeño. Aquella canción que escuchaste en ciertas circunstancias, o aquel día que, tumbado en un descampado saliendo del invierno, el sol te calentaba lo justo para sentirte en un estado de confor increíble.

Si es una lección que hemos “aprendido” tantas veces, ¿por qué la olvidamos tan facilmente? A mi sólo se me ocurre una respuesta; en realidad las “cosas pequeñas” no son tan importantes como decimos. Al menos no lo son más que las “cosas grandes”. Las cosas pequeñas son imprescindibles, te permiten sobrevivir. Pero no se trata de eso; queremos ser felices. Y las pequeñas cosas, aunque hablemos mucho de “la felicidad de los momentos pequeños” es una verdad vacía, inexistente.

Sin las cervezas con los amigos seríamos muy infelices, pero lo que nos hace vibrar es ir a hacer puenting con ellos. Imagino que es fantástico calentarle la leche cada mañana a tu hijo, pero lo que enorgullece a los padres es el primer paso, las primeras palabras, o la entrada en la universidad.

Estos días le he dado muchas vueltas al tema y no estoy muy seguro de qué pienso. Realmente es una cuestión dolorosa. Ojalá esta vez sea capaz de asumir la importancia de esos “momentos pequeños” pero, ¿podré? ¿Aprenderé la lección esta vez? ¿O debo seguir aspirando más allá de lo “pequeño”?

documental / peliculas

Esto es ritmo

esto-es-ritmoValoración: 5,5/10

Argumento. Documental sobre un grupo de estudiantes de un barrio deprimido de Berlín supera sus limitaciones preparándose para una coreografía con 250 niños más.

Breve crítica. La ejecución del documental es buena; la fotografía está bien y el ritmo es el adecuado. El problema es el punto de vista. Parece más un documental para enaltecer la figura de los maestros que la figura de los que deberían haber sido, para mi, los auténticos protagonistas de la historia; los niños. Además, tiene aspecto de estar muy falseado con el montaje.

Género. Documental.

Director.Thomas Grube, Enrique Sánchez Lansch.

Guión. Thomas Grube.

Título original. Rhythm is it!

Año de estreno. 2004.

País. Alemania.

peliculas / serie

Battlestar Galactica: The Plan

Valoración: 4,5/10

Argumento. Visión de toda la historia de Battlestar Galactica desde el punto de vista Cylon.

Breve crítica. Innecesaria. Una vez has visto toda la serie, es inevitable verla y, de hecho, merece la pena por algunos pequeños detalles. Pero el conjunto de la película es bastante flojo.

Género. Ciencia ficción.

Director. Edward James Olmos.

Guión. Jane Espenson.

Actores/Actrices. Edward James Olmos, Grace Park, James Callis, Jamie Bamber, Katee Sackhoff, Mary McDonnell.

Título original. Battlestar Galactica: The Plan.

Año de estreno. 2009.

País. USA.

guion y cine

DONDE HABITAN LOS MONSTRUOS triunfa en USA

monstruos

Parece que la nueva película de Spike Jonze está triunfando en USA. He podido leer que lidera la taquilla y que sólo en la primera semana pudo recoger cerca de 12 millones de dólares. A pesar de no haberla visto, a pesar de no saber hasta qué punto Jonze ha tenido que adaptarse a las leyes del mercado, a pesar de sólo poder basarme en la experiencia de dos títulos, estoy encantado con la noticia.

Spike Jonze sólo ha dirigido dos largos hasta el momento con guiones del cualquier-adjetivo-que-ponga-se-queda-corto Charlie Kaufman; Cómo ser John Malkovich (1999) y El ladrón de horquideas/Adaptation (2002) y un montón de vídeos musicales en general de música de vanguardia (como The Chemical Brothers o Björk) o grupos como REM.

En este caso ha coescrito también él el guión y ha contado con una plantilla de actores muy potente y popular; Mark Ruffalo (A ciegas), James Gandolfini (Los Soprano), Forest Whitaker (El último rey de Escocia) o Chris Cooper (American Beauty) son algunos ejemplos. La historia es la de un niño desobediente que recrea un mundo con criaturas fantásticas y que siguen las reglas que él marca.

No soy muy dado a preocuparme demasiado por lo que yo suelo llamar el “corazoneo” del cine y eso suele implicar que no me entero de los follones que algunos directores y actores/actrices tienen entre ellos y con la industria, ya sea por amoríos o por dinero. En este caso, me he enterado de que el bueno de Spike trabajaba con un presupuesto algo elevado (80 millones) y sus “locuras” creativas han puesto cardíaco a algunos directivos de la Paramount.

¿Es una buena noticia que uno de los estandartes que le quedan al cine indie se preste a hacer un film con un gran presupuesto? Vaya por delante que no soy un fanático de las historias de fantasía. Dicho lo cual, soy muy consciente de que, cuando un director que se ha dedicado a hacer independiente se pasa al lado de las grandes producciones, suele parecernos que se estanca a los que nos gusta más un cine de vanguardia.

Así, ¿estamos ante el peligro de perder a un talento engullido por la industria? Aunque no sé qué opinaré de las películas que haga a partir de ahora, 2 reflexiones;

1º/ Que un director que ha demostrado una enorme capacidad de jugar con los elementos narrativos haga un film que interese tanto al gran público es una enorme noticia. Por poco que le hayan dejado hacer, Jonze seguro que ha incluído elementos de su cine, de su forma de ver las cosas. Y eso ayudará a que el gran público “entienda” las claves de las nuevas narrativas de las que tanto Spike como su amigo Michel Gondry (Olvídate de mi) han aplicado con tanto criterio.

2º/ ¿Es que no se trata de eso? Hasta ahora siempre ha pasado lo mismo. Una serie de creadores reinterpretan los modelos narrativos, interesan  sólo a un pequeño grupo de espectadores (porque son los únicos que les entienden), el mainstream acoge parte de esos valores y pasan a formar parte de lo que entendemos como narrativa clásica. ¿No son Los Simpson un ejemplo de eso? ¿Y Star Wars? ¿Alien: el 8º pasajero? ¿Los 400 golpes?

Las nuevas narrativas acaban siempre asumidas por parte de la gran masa y yo creo que, en cierto modo, eso es lo que da un nuevo espacio, a su vez, a nuevos creativos que vuelven a dar un paso adelante en la narración. Si hablamos de cine norteamericano, lo que se produce en los márgenes del sistema acaba siendo una cantera para futuras grandes producciones que, al ser asumidas como “normales”, generan un nuevo espacio para crear.

¿Qué oportunidades deparará su movimiento a nuevos creativos que nos propongan nuevas formas de ver historias? Y sobre todo, ¿qué nuevas sorpresas nos deparará Spike Jonze? Desde luego, conmigo puede contar con mi entrada de Donde habitan los monstruos.