Alberto Lacasa

Reflexiones sobre televisión y cine

Date archives marzo 2009

personal

el aroma del café, dia 1

Hoy ha empezado el rodaje. Han sido casi 15 horas intesísimas. Hemos quedado a las 9 y media y llegábamos a casa sobre las 12 de la noche. Desde los típicos problemas a la hora de coger el material (donde siempre acaban por surgir imprevistos), hasta el miedo a la lluvia, que por cierto, permanece.

Ahora mismo estoy descargando todo lo que hemos grabado y me muero de ganas de hacer un visionado y eso que son casi las 2 y media de la mañana. Y esto no se ha acabado, ni mucho menos porque mañana seguimos.

Como experiencia personal me está siendo muy útil, porque me estoy teniendo que enfrentar a ciertas decisiones que otras veces otros habían tomado por mi. Además, en lo personal, tengo que agradecer a toda la gente de mi alrededor que nos está echando un cable porque, literalmente, sin ellos, esto no sería posible.

Mención a parte las actrices, claro está. Es alucinante el nivel que están dando en el momento más delicado de todos, el de lanzar la toma definitiva pues, o porque no queda más memoria, la batería está fundida o el tiempo se nos está comiendo. Después de las ganas que le están echando confío en satisfacer las espectativas depositadas.

La verdad es que me doy cuenta cómo una serie de decisiones que tomé en su día y que me parecieron correctas, ahora están entorpeciendo las cosas. Es positivo darse cuenta, pero no me perdonaría desaprovechar el caudal de talento que tengo en mis manos.

Por cierto, cuando estábamos volviendo, las dos comentaban lo “tocado” que te deja tener que grabar según qué escenas. Y cómo eso te va mermando emocionalmente. En cierto modo, estaban diciendo que estaban algo “bajas” (no sé si ellas utilizarían esa palabra). En ese momento no he querido decir nada. Las escuchaba mientras pensaba que yo no estaba mucho más fuerte. Es curioso como algo que has parido tu (ya sea desde el guión o desde la creación de personaje que hacen los actores) de repente toma forma propia para acabar en el terreno de lo real. Es algo que intuyo  no dejará de sorprenderme.

Mañana más!

personal

El aroma del café, día 0

Estos días han sido muy intensos de trabajo para el corto. Después de un buen baile de fechas, al final, vamos a grabarlo este principio de semana.
La verdad es que lo estoy disfrutando a tope y estoy recuperando unas sensaciones que hacía mucho no sentía.
Recuerdo que cuando era monitor, lo que más disfrutaba eran las salidas de fin de semana. Implicaba estar algo más de 24 horas seguidas con la misma gente compartiendo algo que te hacía feliz.
Solía suceder que, cuando se acababa, lo intenso de lo vivido me llevaba un par de días con una cierta nostalgia. Pero era señal de que había disfrutado mucho de aquellas horas.
Aunque ahora no estoy conviviendo con las actrices, sí que estamos pasando mucho tiempo juntos. Y como está siendo tan fácil, sobre todo en lo que se refiere al trato personal, estoy notando algo parecido a lo que me pasaba en aquellas salidas con los niños del esplai.
Ahora pasaremos muchas horas juntos durante los próximos dos días. Y supongo que esa sensación que tengo aumentará.
Por lo que se refiere al corto en si, creo que la cosa apunta maneras. Los ensayos están saliendo muy bien, pero ahora llega la hora de la verdad. La hora de decidir definitivamente si una toma es buena o no. Si la intesidad dramática de un plano está en continuidad a otro plano que se grabó horas atrás pero que, en cambio, los espectadores verán uno detrás de otro.
Ya os iré poniendo al día…

P.D.: Por cierto, en el video habéis podido ver a Esther y Sara metiendo cuchara en el guión mientras yo perdía el tiempo con la cámara. 😉

guion y cine

Las pelis de Febrero

cate blanchett y brad pitt

Este mes de febrero ha estado marcado por los Oscars, al menos en mi caso. Quería hacer un post donde diera mi opinión sobre a cuáles premiaría y que, por cierto, se pareció poco al resultado final.

He de reconocer que a mi esto de los premios es algo que me interesa más bien poco, pero esta vez he recibido una grata sorpresa. El nivel de las películas que se presentaban era muy elevado y me ha dado la oportunidad de disfrutar de algunas pequeñas grandes obras. Así que, visto lo visto, ha sido un placer tener que ver tantas películas.

Me es muy difícil quedarme con una solo film para recomendar, pero en este caso creo que me quedo con la gran derrotada de los premios; El curioso caso de Benjamin Button. Como ya he comentado en la crítica que hice, la propuesta de vehicular el tratamiento del tiempo no a través de saltos como en 21 gramos sino a través del personaje, abre una serie de preguntas más que atractivas para el espectador.

Para tapada también pongo una película nominada a los Oscars. Aunque en realidad de ha hablado de ella, me sorprende lo poco que se ha destacado. El siempre musical Johnattan Demme, capaz de engendros como el candidato del miedo o la sobrevalorada Philadelphia (sería injusto, eso sí, no recordar el silencio de los corderos o el brutal concierto de talking heads, Stop making sense), ha dirigido con mano maestra a una inolvidable Anne Hathaway en La boda de Rachel. Tengo la esperanza, infundada, lo sé, de que siga por esta senda. Me encantó su “interpretación” de Nixon en los Oscars y creo que ha demostrado que puede hacer algo más allá de una princesita pija e insorpotable.

El peñazo del mes ha estado a punto de llevárselo Slumdog millonaire, pero no hubiera sido justo porque en realidad no me lo parece. Lo que pasa es que se está hablando mucho de ella como si fuera una gran película.Y, sintiendolo mucho, no lo es. Al final se lo lleva El fin de la inocencia. La película explica la historia de un grupo de preadolescentes a los que las circunstancias les hace crecer de golpe. En ningún momento me sentí parte de la historia, y no pude creerme a ninguno de esos chicos. Ya decía mi profesor de guión Pau Navarro que, en cine, no había que trabajar ni con perros ni con niños. Y, bromas a parte, la realidad es que es muy complejo obtener buenos resultados.

Este mes no he tenido tiempo de recuperar ningún título antiguo que me quedara en el tintero años atrás, así que hablar de clásico va a ser difícil. Así que esta vez queda desierto.

Quiero añadir una categoría. Ya os he explicado varias veces que formo parte de una entidad con la que pasamos una película por semana, el XISC. Y me gustaría añadir aquí el título que más me ha gustado. Tuve que presentar y me sorprendió muy gratamente una película que he estado a punto de poner como tapada; Cuando naces… ya no puedes esconderte.Tiene una escena final de antología que me recordó un poco al de la chaqueta metálica. Conste que hablo en lo estético y en la tensión porque la historia no tiene nada que ver.

Y vosotros, ¿qué habéis visto este mes? Y de estas, ¿estáis de acuerdo conmigo? Ya me diréis…